Qué es la agricultura intensiva y cómo practicarla

Dentro del amplio sector de la agricultura existen diferentes sistemas de producción. Son modelos distintos de explotar las propiedades del campo para conseguir una mayor recompensa. Una de estas formas de cultivo del campo se le conoce como agricultura intensiva. Te contamos qué es la agricultura intensiva y cuáles son sus puntos fuertes.

Pero, ¿qué es la agricultura intensiva? Podemos definirla como un método de producción agrícola cuyo objetivo es sacar el máximo rendimiento de una parcela determinada en el menor tiempo posible poniendo todo el instrumental a trabajar para ello. Se trata de utilizar todos los recursos disponibles para hacer un uso intensivo de los medios de producción.

Finalidad de la agricultura intensiva

Lo que se pretende con este sistema de agricultura es obtener la mayor cantidad de productos por unidad de superficie cultivada. Por ello conviene realizar un gasto de mayor nivel para centrarse en el aprovechamiento y éxito de esta técnica. Es por eso que se necesita de un control mucho más exigente y vigilado y de una dedicación prácticamente exclusiva para llevarla a cabo.

Esta actividad agraria intensiva se ha usado a lo largo de muchos años, y se sigue realizando. Un ejemplo claro son los invernaderos. Es una alternativa que se ha ido reutilizando dada la gran demanda actual de alimentos que existe a nivel mundial.

Cómo llevar a cabo la agricultura intensiva

Para llevar a cabo este tipo de agricultura intensiva se necesitan una inversión interesante a tener en cuenta. Pese a que son espacios más reducidos que un cultivo a gran escala, la intensidad con la se explotan estos terrenos de menor alcance requiere de un trabajo e inversión para conseguir una recogida exitosa.

El uso intensivo de la tierra, normalmente en dos períodos de cultivo que van de primavera a verano y de otoño a invierno requiere del uso de todo el potencial en maquinaria, sembradoras de calidad, regadíos e incluso de fertilizantes y químicos. Además, para conseguir buenos resultados es necesario que la tierra sea productiva, que se cultive un único tipo de producto, que el suelo sea rico en nutrientes, que se usen fitosanitarios y que haya el sistema de regadío y de luz necesario. Es un sistema aún vigente y que se desarrolla hoy en día.