Diferencia entre las herramientas modernas y las antiguas

El tiempo nunca pasa en balde, y es algo que a lo largo de los años vas comprobado. La evolución sigue su curso y la innovación se abre paso en cualquier actividad de trabajo que se realice hoy en día, o en el futuro. Dentro de estos cambios y avances técnicos destacan los que vamos a analizar a continuación: cómo ha cambiado la agricultura, y sobre todo, cuáles son las herramientas que se usaban antes comparadas con los sistemas de maquinarias agrícolas nuevas que es posible adquirir en el mercado actual.

El salto generacional es claro y visible. Una tendencia que se hace tangible con las innovaciones técnicas que se incorporan a los nuevos modelos de maquinaria y aperos para el campo de hace unos años hasta ahora. Unos modelos que difieren mucho de las herramientas con las que se trabajaba anteriormente, y que en ocasiones se siguen usando, sobre todo, para trabajos más puntuales o en explotaciones de menor tamaño que grandes hectáreas de terreno.

Qué entendemos por herramientas tradicionales

A menudo, en la conciencia actual cuando se habla de herramientas y máquinas para trabajar en el campo la imaginación nos lleva a pensar en la serie de maquinarias pesadas como las sembradoras, cosechadoras o tractores. Pero en la agricultura todo tiene cabida, y los útiles manuales que se usaban como herramientas antes para las labores de arado, sembrado, cultivo, eliminación de la hierba , fertilización o recogida, todavía siguen teniendo vigencia a día de hoy.

Tienen su importancia dentro del inventario actual disponible de cualquier agricultor dada su eficacia y capacidad para hacer frente a las labores agrícolas sin producir efectos ambientales. Muchas de estas herramientas han cambiado el diseño, forma y añadido funcionalidades, pero mantienen su uso, tal y como hemos comentado, para parcelas reducidas de suelo.

Entre las herramientas tradicionales más características destacan principalmente las siguientes: pala, pico, rastrillo, machete, segadora y escardilla, como las más reconocidas y que mantienen su utilidad.

Las herramientas agrícolas más modernas y actuales

A día de hoy, este mercado ha dado un gran salto, en cuanto a calidad, eficacia, resolución y agilidad para los procesos de siembra y preparación de cualquier suelo. No solo se han mecanizado y convertido en sistemas de tracción incorporados a un tractor, sino que estos mismos sistemas, año tras año, están sujetos a cambios e innovaciones para potenciar y mejorar las condiciones de trabajo.

Del sembrado a mano, a través de aperos convencionales, sistemas arrastrados por animales, y las sembradoras mecánicas, el siguiente paso se ha consolidado con la fabricación de máquinas, o sembradoras en este caso, capaces de incorporar mecanismos de control absoluto de la semilla, el terreno y la distancias o profundidad.

Cabe destacar los modelos de gran precisión de sembradoras, cosechadoras, abonadoras, y aperos arrastrados del tractor para la preparación del suelo. Unos cambios en diseño que también se perciben en el uso de materiales cada vez más resistentes y amoldados a las características actuales, como la posibilidad de plegar cómodamente los sistemas de rejas o discos para poder circular por la carretera.