Cuáles son las principales características del suelo para cultivar

Todo aquel trabajador que dedique su tiempo al cultivo del suelo conoce que existen diferentes tipos de tierra, y sobre todo, diferentes características que definen a estos terrenos. En función de algunas de estas clasificaciones físicas se podrá delimitar si un suelo es más o menos óptimo, o incluso qué tipo de cultivos son los más apropiados para ciertas extensiones de tierra.

Entre las características principales por las que se pueden clasificar los terrenos existen diferentes variables y niveles que se deben tener en cuenta. Aquí vamos a repasar algunos de los principales y que más repercuten a la hora de conocer el estado de la tierra para su posterior siembra y cultivo. Entre estas características físicas del suelo se encuentran: la textura, estructura, nivel de ph, porosidad o cantidad de materia orgánica.

La textura del suelo

La textura de la tierra comprende la cantidad de materia inorgánica que posee el suelo. Esto incluye elementos como la arena, la arcilla o el limo, según el tamaño de la propia tierra. Por tanto, hace referencia al grosor de las partículas que se dividen, de mayor a menor, en arena (gruesa o más fina), limo y arcilla. A esta selección habría que añadir también otras partículas de mayor tamaño como grava, piedras o roca. Esta textura es clave para, posteriormente, poder disponer a pleno rendimiento de las adecuadas maquinarias para trabajar el campo.

Materia orgánica

A la cantidad de materia orgánica aparente en el suelo se le considera un indicador clave para identificar la calidad del mismo. ¿De qué se compone esta materia orgánica? Principalmente de compuestos vegetales y residuos orgánicos en descomposición. Estos microorganismos son capaces de descomponer los restos para mejorar los procesos de mineralización.

La estructura

La estructura del suelo guarda relación directa con su textura. En este caso, define cómo está distribuido el suelo y, sobre todos, los elementos que lo componen. De ahí que se pueden clasificar en un suelo granular, laminar, distribuido en bloques, con una estructura columnar, típica de los suelos envejecidos, o dispuesta de otra forma.

La porosidad

La porosidad es, en sí, la cantidad y distribución de espacios vacíos existentes en una parcela de terreno. Puedes encontrar más información sobre la porosidad de la tierra en nuestro anterior artículo.

Nivel de ph

El pH es un baremo que representa la acidez de la tierra. Los valores entre los que se debería situar se encuentran entre 5,5 y 7. Para ello se puede usar un medidor de Ph y averiguar el grado de acidez del suelo. Un resultado aclaratorio para determinar si se debe encalar el suelo (ph alto), o si es un pH básico, habrá que incorporar materia orgánica.