Sonada protesta del sector agrícola ante la subida del precio del gasoil

Los medios se han hecho eco en estos últimos días de la multitudinaria protesta que han realizado decenas de trabajadores del sector agrícola por las calles de Zaragoza. Una manifestación que ha tenido como protagonistas a los tractores y sus propios dueños que han circulado por las principales calles de la ciudad dando voz a sus demandas. Unas proclamas en contra de las continuadas subidas en el precio del gasóleo para sus maquinarias y aperos agrícolas.

En la capital aragonesa es donde se ha hecho visible, pero esta problemática afecta a todo el territorio español. Por lo que es un tema que involucra a toda la actividad agrícola que ven empeoradas sus condiciones por esta inflación en el precio del litro del gasóleo B.

Aumento del precio del gasóleo tipo B

El gasóleo ya dispone de un precio más caro que el de la gasolina en algunas estaciones. Dentro del gasoil se encuentra el de tipo B, que es todo aquel que está sujeto a una serie de bonificaciones para su uso en vehículos especiales y maquinaria agrícola como los tractores. El aumento de precio de ambos carburantes es lo que ha suscitado que surgiera este movimiento de protesta nacional para denunciar esta tendencia.

En el último año y medio, el coste de este combustible para actividades agrícolas ha crecido un 31%. Ha sufrido un incremento de los 0,60 euros por litro en los que estaba valorado en junio de 2017, hasta los casi 0,90 en los que se situó el pasado octubre por un mismo litro.

Estas condiciones implican un margen reducido de beneficios. Un encarecimiento del litro del gasóleo B que triplica el precio de lo que se pagaba por él en los años 80, manteniendo el mismo valor de venta en el mercado del precio por toneladas de cultivo generado.

Cómo afecta al sector agrícola

El diesel, y en concreto el gasóleo B, forma parte importante dentro de la estructura de trabajo en el campo. No solo por el suministro de carburante para las maquinarias agrícolas y los diferentes sistemas de regadío del campo. También hay que tener en cuenta que los abonos y los fertilizantes se generan con gas natural, cuyo precio está relacionado con la valoración del barril de Brent. A todo esto también hay que acompañar los costes de toda la distribución y transporte.

Desde instituciones como ASAJA (Asociación Agraria Jóvenes Agricultores) se proponen medidas como una reducción de la factura del gasóleo del 35% como ya se estableció en su día. Y de esta forma modificar a un tipo súper reducido el gasóleo usado para la agricultura y ganadería.