Cómo preparar el campo para el proceso de siembra

La actividad agraria es compleja por definición. Requiere de una serie de cuidados, procesos y pasos recomendados para conseguir finalmente los resultados esperados en forma de frutos. Para ello es fundamental prestar atención a cómo hay que preparar el campo antes del proceso de siembra. Unos requerimientos de gran utilidad para conseguir que el terreno responda lo mejor posible.

Las características y cómo esté el suelo es un factor clave, al igual que pudieran serlo los agentes externos como el frío, aire, el sol o el agua. Por ello, antes de comenzar con la siembra, es conveniente revisar las condiciones de la tierra. Es por eso que vamos a analizar los pasos pertinentes para saber cómo prepara el campo para el proceso de siembra.

Pasos previos antes de sembrar un campo

Antes de lanzarse al cultivo y siembra de cualquier semilla es preciso cerciorarse y preparar el terreno para la ocasión. De esta forma se garantizará que las plantas crecerán adecuadamente teniendo el sustrato necesario y en un emplazamiento con las características idóneas para dicho cultivo. Es preciso, por tanto, conocer los pasos previos para saber cómo el preparar el campo para sembrar. A continuación detallamos los pasos más significativos y claves en este procedimiento agrícola.

Deshacernos de la maleza y malas hierbas

La limpieza es fundamental. De ahí que antes de nada haya que quitar la maleza y hierba que haya surgido para evitar que entorpezca en la siembra que posteriormente se llevará a cabo. Es un paso básico para poder plantar con total comodidad. Es un proceso que puede costar un tiempo pero que mejorará las condiciones para el trabajo de cultivo.

Airear el terreno y oxigenar

Existen herramientas de diferente índole con las que poder realizar esta actividad. Lo importante es conseguir que se aireen las capas profundas y se consiga así el oxígeno adecuado para que las raíces puedan crecer con todas las garantías.

Abonar el terreno

Abonar con propiedad es clave para conseguir un sustrato rico que pueda alimentar a las raíces para que germinen en buenas condiciones. Existen diferentes tipos de abonos, como el abono orgánico, el mineral, los organismos vivos o el compost con los que poder dotar de nutrientes a la tierra antes de prepararla para la siembra.

Sembrar el campo

Para una correcta siembra se recomienda el uso de máquinas especializadas mediante las que poder controlar de forma precisa la profundidad adecuada donde se quiere dejar la semilla. Un proceso que también requiere de su tiempo pero que se llevan a cabo fácilmente gracias al uso de estos sofisticados aperos para la siembra y el cultivo de todo tipo de campos y semillas.