Las máquinas agrícolas del futuro se asientan en el mercado

Desde hace un tiempo a esta parte un gran porcentaje de los servicios e industria en España ha experimentado un cambo hacia unos procesos mecanizados mucho más eficientes y orientados a la digitalización, control y precisión de cada paso que se da. Una serie de factores claves sobre los que también se asientan las diferentes herramientas y máquinas agrícolas que están saliendo al mercado en los últimos años. En este artículo vamos a hacer hincapié en esos pequeños, aunque también grandes detalles, que hacen marcar la diferencia. Sobre todo por su sencillez y diseño para mejorar los procesos y la fiabilidad en el trabajo sobre el campo.

Tecnología inteligente y precisa

Dentro de toda la amplia gama de aperos que pueden engancharse en un tractor para preparar la tierra nos centramos en uno de los elementos de mayor utilidad y recurrentes para cualquier agricultor: las sembradoras. Las sembradoras han evolucionado mucho en las últimas décadas. Dadas las diferentes cualidades de la tierra, la aparición de condiciones adversas producidas por el cambio climático, o las diferentes épocas de sequía o lluvias extremas, es conveniente ser mucho más preciso y constante a la hora de la siembra. Uno de los momentos clave para cualquiera que se dedique a ello.

Es por eso que los diferentes modelos que se fabrican, los diseñadores e ingenieros centren gran parte de su esfuerzo en potenciar y mejorar esta digitalización y tecnología que está integrada en estos mecanismos.

Mejoras en las sembradoras

Uno de los instantes más determinantes, una vez está preparado el suelo, es el momento de colocar las semillas. Trabajo de las sembradoras que cada vez está más y mejor regulado para garantizar que puedan germinar en las mejores condiciones. Para ello se han incorporado sistemas de precisión para poder determinar la cantidad de semilla exacta que se quiere colocar, con independencia del tamaño de la misma (puede ser más fina o más gruesa).

Del mismo modo, al igual que se puede escoger la cantidad, también se tiene un control más exhaustivo de la caída de la misma semilla. Algo que está monitorizado para poder ser avisado si las semillas no cruzan los tubos.

Diseños más resistentes y actualizados

El diseño final de la sembradora también juega un papel importante. En gran parte porque otro de los puntos de inflexión prioritarios es también conseguir una estructura que se adapte perfectamente al terreno, que sea capaz de aguantar impactos, y que permita un control cómodo con el tractor como guía.