Beneficios de usar el arado para el campo

El proceso del arado del campo es una de las fases más a tener en cuenta para optar a una productividad máxima. Son estos detalles los que ayudan a que, a la larga, la tierra esté mejor preparada para ofrecer sus frutos y conseguir la cosecha esperada. Arar la tierra es, por tanto, una de las acciones en las que se tiene que hacer hincapié para aprovechar la temporada de siembra. Por eso vamos a contarte las ventajas de arar el campo.

¿Cómo ha evolucionado el arado para el campo?

Podemos dividir este apartado en tres hitos o pasos, aunque nos daría para hablar largo y tendido sobre el tema. Un primer escalafón lo tenemos con los inicios, las herramientas básicas de labranza. Aquellos utensilios manuales que ayudaban a mantener el campo acondicionado y que todavía se siguen usando para parcelas pequeñas o huertos. Se trata del tradicional pico y pala. Dos herramientas que no pueden faltar en cualquier actividad relacionada con la agricultura.

De esta solución base para el cuidado del campo pasamos a otra algo más moderna y eficaz. El arado tirado por animales. Una alternativa donde prima la comodidad del agricultor, que se deja llevar por caballos, bueyes o mulas en este caso, que son los encargados de poner la fuerza suficiente para manejar el arado y tirar de él por todo el campo. Esta técnica ya es poco usual y, si acaso, queda algún resquicio de él en territorios italianos.

Por último, la opción más recomendada actualmente y más usada en los procesos de labranza son los arados mecánicos. Unos arados que se ajustan perfectamente al tractor para tirar de ellos y conseguir un acabado perfecto de la tierra.

Ventajas de usar el arado en el campo

Con el arado del suelo se consiguen mejorar las condiciones de la tierra. En parte por sus múltiples funcionalidades y propiedades que aportan estas máquinas de arado. Una de las ventajas es que se mantiene el suelo en su mejor estado, eliminando imperfecciones o malas hierbas.

Además, se consigue una mejor porosidad, lo que ayudará a que entre más oxígeno a las plantas y así crezcan con mayor vehemencia. También es una solución para evitar la acumulación de agua y así eliminar estos percances.

Gracias al uso de estas maquinarias también se fomenta el cuidado para futuras siembras y recogidas de cosechas que se hagan más adelante.