Aspectos a tener en cuenta en el mantenimiento del arado de vertedera

La labranza ha sido una parte fundamental de la agricultura desde sus comienzos. La labranza tiene una gran utilidad, ya que va a permitir la circulación del agua de una forma mucho más fácil permitiendo humedecer toda la tierra para unos resultados más eficientes y productivos. También nos va a ayudar a evitar que se produzcan encharcamientos durante periodos de altas precipitaciones. Además, es de gran utilidad a la hora de eliminar las malas hierbas que estén creciendo y en la mejora de la textura y estructura del suelo. Por último, tenemos que añadir que la labranza nos ayuda a reparar el suelo en lugares donde las temperaturas y las lluvias son más bajas.

Aunque la labranza es una parte importante de la agricultura, no fue hasta el siglo XX cuando empezaron las primeras máquinas de arados. Estas máquinas permitieron trabajar la tierra de forma más eficiente y rápida, convirtiéndose el algo indispensable a la hora de desarrollar la actividad en el campo. Con el paso del tiempo se ha ido modernizando cada vez más y mejorando en gran medida su eficiencia.

Cómo mantener un arado agrícola en perfecto estado

Al ser uno de los puntos clave en el mundo de la agricultura es imprescindible asegurarse de su correcto funcionamiento durante su vida útil, por lo tanto, el mantenimiento va a tener un papel muy importante. A continuación, os vamos a dar una serie de aspectos a tener en cuenta para realizar el mantenimiento del mismo.

Limpieza del arado

Mantener limpio el arado va a ser uno de los aspectos más importantes para conseguir que funcione de la manera más eficiente posible. Hay que tener en cuenta que al trabajar la tierra es muy fácil que se ensucie, sobre todo si está húmeda. Si dejamos que esta sociedad se acumule conseguiremos unos resultados pésimos, teniendo que invertir más tiempo para realizar la misma tarea. Además de la limpieza del arado, se recomienda pintar y lijar el mismo para ayudar a alargar en gran medida la vida útil del arado.

Comprobar posibles desperfectos

Debido al uso continuado y al trabajar la tierra es muy probable que los arados sufran algún tipo de desperfecto, ya sea en forma de grieta, rotura o desgate de algunas de sus partes. Esta práctica nos ayudará a encontrarlos de forma rápida y así poder evitar que se conviertan en un problema mucho mayor con el paso del tiempo.

Engrasar y apretar posibles tuercas

Si queremos que nuestro arado tenga una vida útil larga y asegurarnos de que todo funciona como es debido, es conveniente engrasar las partes que lo forman. Con esto evitaremos que se produzca un desgaste mayor debido al rozamiento entre las piezas.

En cuanto a las tuercas, las vibraciones a las que está sometido el arado de vertedera van a hacer que las piezas se vayan aflojando poco a poco, por lo tanto, es necesario que dediquemos parte del tiempo a solucionar este problema y así evitar que se convierta en algo más grave.

Evitar dejar el arado de vertedera al aire libre

La exposición continua a los agentes climáticos externo va a reducir en gran mediad la vida útil del arado de vertedera. La exposición al sol, la lluvia o el viento van a acelerar en gran medida el desgaste de todos sus componentes, por lo que sería recomendable guardar el arado en lugar cerrado una vez que se haya dejado de usarlo.

Reparar de forma rápida roturas y fisuras

Es muy aconsejable que ante una posible rotura o fisura del arado se actúe de forma rápida. El objetivo principal es evitar que el problema crezca y acabe convirtiéndose en algo mucho más grave con el paso del tiempo.